Entradas

THE LAST DAY (Homenaje)

Imagen
Es la tercera vez en el día que intento ser coherente conmigo misma.
No lo consigo; me pierdo en dilaciones estrafalarias y deseos primitivos.
No puedo concentrarme; me han dicho que es normal por la medicación.
También me dicen que es normal a mi edad, como si tuviese noventa años.
Algunos solo me miran con gesto de lástima, dan media vuelta y se van.
Otros llegan de visita inesperadas, se sientan en los sillones y me observan.
Sigo aquí, quiero decirles, pero luego se me van las ganas de hacerlo.
Ha venido tarde, se quedó a mi lado, intenté decirle como estoy, solo atiné a levantar las cejas y la voz no salió. Luego se fue con una tristeza que no me gustó. El sueño pudo más y me dormí pensándole.
Por la mañana me pusieron algo en el suero, me siento bien.
Llega mi yerno y mi hija, solo me miran y se van a hablar afuera.
No tengo ganas de hablarles, solo le espero y no llega.
Una canción de los ’80. La escucho y se me escapan las lágrimas, es nuestra canción.
De pronto me doy cuenta, la letra lo…

I'NOT ALONE (NO ESTOY SOLO)

Imagen
Caminaba por la playa de mi mar, sí, lo llamo mi mar como si lo hubiese comprado. Preguntaran por qué, pues diré solo que hace cuatro décadas soñé con estar a su lado, recorrer sus costas, bañarme en sus aguas como si fuese un bautismo tardío, hundirme en su mansedumbre de verano y galopar sus olas bravías en invierno; cambiante, mutable, inconforme, ciclotímico como mi misma personalidad. Fue cuando lo adopté como mío, bajo el cantar del poeta que hablaba de él diciendo: 
…A tus atardeceres rojos Se acostumbraron mis ojos Como el recodo al camino Soy cantor, soy embustero Me gusta el juego y el vino Tengo alma de marinero Qué le voy a hacer, si yo Nací en el Mediterráneo Nací en el Mediterráneo…

No nací en él, pero sí he renacido como el ave fénix entre sus aguas, sus amaneceres y sus playas cortas y empedradas de la costa catalana. Soy un adoptado por esta tierra y mi mar, es mío por amor puro que se manifiesta en mis letras y la sal de mi boca. Quien quiera saber cómo sabe, que me bese y ent…

Mi Ojo Crítico

Imagen
Nada me complace, todo tiene su lado imperfecto y para desgracias mías, se vuelve increíblemente notorio ante mi ojo escrutador. 
Mi ojo es así, es parte de mi organismo y muchas veces me rebelo contra su autonomía y personalidad paralela, que desarrolla sin mi consentimiento. 
Suelo echarle las broncas que merece por su intromisión imparcial, su insolencia perturbadora y extrovertida.
Hace poco, y a modo de ejemplo, entablé una discusión por su intervención en una muestra de pintura moderna.
-A ver ojo, no es posible que continúes con este tipo de interrupciones innecesarias y arbitrarias. Sinceramente me estoy cansando de tu personalidad tan… como decirlo, tan alegremente irresponsable, eso es… alegremente irresponsable. Te da lo mismo con quién me encuentre, pase lo que pase, tú tienes una crítica que hacer. Me hartas.
-¿Ya está? ¿Ya te has desahogado?... ¿Sí? Vale, te aclaro algo por si no lo has tomado en cuentas; este ojo es parte de tu organismo, y si tengo una personalidad que se m…

EL VUELO

Imagen
A solo treinta y seis kilómetros del pueblo está el aeropuerto internacional. Ha sido remodelado con esas partidas de dinero que llegan de manos sucias; lo han dejado con el aspecto necesario como para demostrar que las urgencias en materia de seguridad, que desvelan al mundo por estos días, están de alguna manera controladas. Aunque esto sea siempre una burbuja de apariencia y de guardar la basura debajo de la alfombra. A pesar de la cercanía siempre preferí la tranquilidad del pueblo para residir, esa que me mantiene en la relación directa con la naturaleza y con los afectos más entrañables de mi infancia. Mi profesión es la de piloto.  Trabajo para una pequeña empresa que hace traslado de correo privado en vuelos de cabotaje. He volado por espacio de 6 años, desde mi salida de la fuerza aérea con un grado inferior. Y el pueblo es el puerto seguro de mis esfuerzos en cada jornada.
Muchas han sido las mañanas que, antes de salir en busca del cielo, salgo y doy una vuelta por el vecindario; …

Los Idus de Monsanto

Imagen
Hoc Voluerunt (Ellos lo quisieron)

Cayo Julio Cesar en el año 45 a.n.e. lo dijo después de la batalla de Munda, “Hoc voluerunt”. Era la última confrontación que tendría Cesar contra los pompeyanos, según cuenta Apiano, Cesar agregó: “siempre he luchado por la victoria, pero esta vez también lo hice por salvar mi vida”; tan sangrienta y terrible había sido para ambos bandos. Un año después, el 15 de marzo del 44 a.n.e., el que era dueño y señor del Mediterráneo caía a los pies de la estatua de Pompeyo, cubierto con su toga y 23 puñaladas de sus asesinos.

Pocos quedamos como rebeldes reconocidos, nos llaman Los Idus, por alguna insana manera de interpretar la historia. 
No tenemos comunicación entre nosotros, algunos nos hemos encontrado cara a cara y sabemos cómo somos en persona, otros son más supuestos que ciertos.
Todos somos Los Idus.
“Ellos” nos conquistaron como especie, no hubo guerra ni confrontación, más que la que oponemos Los Idus esporádica y débilmente; no hay consciencia de su…

El Tonto del Pueblo

Imagen
.

El Tonto del pueblo.
Se le conocía por el tonto y él aceptó desde muy temprana edad su mote y destino. Su madre lo mimó desde el primer día que nació, ella contaba con 47 años cuando dio a luz a Tomás, le dijeron que debido a su edad muy cercana a la menopausia (le llegó a los 62, pero no importa), su hijo sufría de un retraso en su madurez que lo estancaría en los 12 años aproximadamente.  Ya había cumplido los 40 cuando esta historia se desarrolló. Su madre aún vivía en el pueblo y Tomás con ella, como lo hace la hiedra en el árbol viejo, aferrado a la corteza con uñas y dientes. Tomás tenía varias manías que la octogenaria le había permitido y que cultivaba sin pensar mucho en lo que sería su vida, cuando ella muriera. Una de las manías íntimas, que en el pueblo solo se sospechaba, era de prenderse a la gastada y alicaída teta de la mama.  Cada tarde a las cinco, Tomás dejaba lo que estaba haciendo y se pasaba unos 15 minutos pegado al arrugado pezón.  Otra manía era dormir desnudo, en …