Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

La soledad del Águila

Imagen
Me distes las alas del Águila y volé Hallé el lugar sagrado más allá del mundo conocido Todo es sombrío, todo es niebla de lluvia El cielo es un espejo del suelo y el norte refleja al sur Solo vuelas sin descanso. No hay risco ni saliente, ¿Dónde me he de posar? Grito y no hay respuesta
Me distes toda la sabiduría que podías Ese día partí, con lo mismo que tenía cuando llegué, nada Pero sabía mucho más, tenía días encima Ese día partí, con lo mismo que tenía cuando llegue y más.

La Observación como medio de vida

Imagen
Observar cómo pasa la historia a tu lado puede llegar a ser una aventura por demás de interesante. Como toda aventura tiene sus normas y preparativos, te contaré algo de ello. Una de las primeras reglas es la de haberte despojado de toda identidad y si es posible que eso haya sido por una razón traumática, aunque parezca una contradicción pero en realidad es similar a vacunarse; introduces en tu propia historia elementos que hacen de anticuerpos con la realidad y tras un tiempo estás inmune a determinados aspectos que a otros, las personas comunes, les provocaría estados de obnubilación, depresión o aislamiento. En estos casos se vuelve imposible la tarea de observar, pierdes la objetividad y los sentimientos preconcebidos te traicionan. No es que te insensibilices, sino que puedes tener voluntad sobre algunos muelles que te alejan de la escena del hecho y entonces ves con mayor claridad la escena.

Confesiones de invierno

Imagen
Nada más tedioso y solitario que el escritor con la hoja en blanco a su frente o el pintor y su lienzo. He meditado mucho sobre este tema. No es poco lo que se puede decir, tengo la edad necesaria (por lo menos lo creo así) y la experiencia lúcida como para encararlo con la objetividad que requiere. Claro que como siempre, cuando vamos a tomar una rosa, lo que más molesta son las espinas; en este caso el tema arde en mi mente y mis dedos por describirlo, pero las malditas espinas de los paradigmas y pre-conceptos hacen de lo suyo para que de vueltas en un laberíntico proceso de idas y vueltas para acceder a las primeras letras que tomen la senda recta  en el sentido del escrito.

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Imagen
OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.
Oclocracia, palabreja que suena todo menos a un sistema de gobierno; parece provenir de la cloaca de una gallinácea o de algo que ver con lo ocular, pero nada más alejado a menos que uno relaciones la cloaca o el ojo con el orificio de salida de porquerías de un cuerpo; y por allí entonces podríamos decir que estaríamos mejor rumbeados. Porque este sistema reúne las inmundicias de otras formas de administración de un pueblo o sociedad.
Pero, ¿Qué es la oclocracia?