Entradas

Mostrando entradas de abril, 2014

Los corruptos no son gente honrada

Imagen
Los corruptos no son gente honrada Escrito por Javier Saura Vílchez (con notas de Enrique Mondaini Ludueña)


Las noticias sobre corrupción y abusos de poder se han convertido en el pan de cada día de los noticiarios. Los ciudadanos de a pie se asombran (cada vez menos) de hasta dónde llega el descaro de algunos personajes en los que confiaron para que velaran por sus intereses y que deberían ser el ejemplo de la sociedad. Los corruptos no son gente honrada. Esto es evidente, pero parece que a fuerza de hablar de la corrupción y de sus efectos nos olvidamos de que los corruptos son PERSONAS AMORALES: SIN-MORAL o sin valores sociales de convivencia y solidaridad. Con otras palabras: son unos egoístas, sinvergüenzas e hipócritas.
La sociedad ha perdido el control En un interesante artículo aparecido en el diario El País, de fecha 3 de diciembre de 2013, titulado “Los defraudadores son gente seria” y cuya versión abreviada se puede leer en digital (economía.elpais.com/economía/2013/12/02/actual…

La Fe actual, las nuevas religiones

Imagen
¿En que creemos actualmente? Si voy a un negocio dedicado a la venta de artículos de lencería y entrevisto a su dueña preguntándole en que cree ella, puede darme varias respuestas. Por ejemplo: ·Creo en la Iglesia pantagruélica del octavo día después del séptimo. ·Creo en la muerte porque estoy viva. ·Creo en el dinero porque con él adquiero mercaderías que luego vendo y con las ganancias puedo comer, vestirme, cobijarme, trasladarme, educarme, cuidarme, etc. ·Creo en los eventos paranormales porque vi un fantasma una noche de tormentas en una casa donde nos reuníamos a fumar unos porros. ·Creo en las personas porque si no fuera así no podría relacionarme con ellos. ·Creo en la resurrección después de la muerte una vez que haya reencarnado en siete perros, dos mariposas y un cerdo. ·Creo en lo que veo, toco, huelo, oigo y saboreo porque para eso tengo mis sentidos. ·Creo que hay vida en otros planetas y que las plantas se comunican conmigo. ·Creo en mis hijos porque ellos nunca me fallarían. ·…